Cultivando Agua Buena (CAB) es un conjunto de programas socioambientales de  Itaipú junto con más de 2.200 colaboradores, ejecutados en las 29 municipalidades que componen la Cuenca Hidrográfica del Paraná – Parte 3 (BP3), en el Oeste del Paraná. En cada municipalidad hay un comité gestor, con fuerte participación popular.

 

Entre las principales acciones del programa, se encuentran la recuperación de microcuencas hidrográficas y la educación ambiental en las comunidades del entorno del reservorio de Itaipú, además de iniciativas de apoyo a la agricultura orgánica y familiar, acuicultura (cultivo de peces), comunidades indígenas, cooperativas de recolectores de materiales reciclables, cultivo de plantas medicinales, entre otros.

Más de una década después de su implementación, el programa ya está en estado avanzado en aproximadamente 30% del territorio de la BP3, resultando en 206 microcuencas trabajadas.

 

PRÁCTICAS RELACIONADAS CON EL PROGRAMA

 

Descripción de la práctica

 

1- ANTECEDENTES

En 2003, Itaipú promovió un amplio proceso de revisión de su planificación estratégica. Ese cambio sucedió por causa del nuevo momento político de Brasil y por la comprensión de que Itaipú, por su importancia estratégica y enorme influencia en la región, podría convertirse en un importante agente promotor de políticas públicas del gobierno federal, como las destinadas a la agricultura familiar, al combate de la pobreza, entre otras. Así fue originada una ampliación de la misión institucional y de los objetivos estratégicos de Itaipú, antes restrictos al aprovechamiento energético del Río Paraná entre Guairá y Foz de Iguaçu. La nueva misión empezó a incluir la responsabilidad socioambiental y el desarrollo de nuevas tecnologías y del turismo, de forma sostenible, en la región de influencia de la planta. En Brasil, esa área corresponde a la llamada Cuenca Hidrográfica del Río Paraná – Parte 3. Para tratar sobre los pasivos ambientales y sociales de esa región, fue creado el programa Cultivando Agua Buena, que abarca 20 programas, subdivididos en 65 acciones interconectadas, teniendo como ejes principales estructurales a la gestión por cuencas hidrográficas, la educación ambiental y la gestión compartida con las comunidades del entorno.

 

2 - COLABORADORES

La gestión compartida es uno de los puntos fuertes del CAB, que suma más de 2.200 colaboradores, entre órganos de los gobiernos federal, estatal y municipales, alcaldías, instituciones de enseñanza e investigación, ONGs, cooperativas y asociaciones comunitarias. 

 

3 - OBJETIVO GENERAL

Cultivando Agua Buena tiene como objetivo promover: 

- La cantidad y calidad de las aguas, con protección, manejo y conservación de los suelos y de las aguas;

- La preservación, recuperación y conservación de la biodiversidad, en especial a través de la recuperación de bosques ribereños y formación de corredores de biodiversidad;

- El restablecimiento de los flujos ambientales;

- El fortalecimiento de la agricultura familiar;

- Nuevos arreglos productivos locales;

- Los sistemas de producción diversos y limpios, como agroecológicos, que resultan en alimentos de calidad, en especial en el uso por la alimentación escolar;

- La inclusión de segmentos social y económicamente debilitados (recolectores, pescadores, indios), con dignificación de sus actividades, con inclusión económica, social, política y tecnológica;

- La educación ambiental formal, no formal e informal impregnando todas las acciones y contando con más de 14 mil protagonistas de educación ambiental (95% voluntarios);

- Nuevos padrones de producción y consumo;

- La consolidación de la cultura del agua y de la ética del cuidado, estableciendo la relación estrecha entre el desafío de la sostenibilidad planetaria y la acción local necesaria, a partir de una visión holística, integral e integrada de la relación del hombre con su medio, donde la sostenibilidad es un resultado de nuevos modos de ser/sentir, vivir, producir y consumir;

Por último, la mejora de la calidad de vida de miles de personas.

 

4 - METODOLOGÍA

A principal característica del programa está en la participación de las comunidades e instituciones/organizaciones. Todos los proyectos y microcuencas hidrográficas poseen comités gestores, que son constituidos por los actores sociales de la cuenca. La planificación, ejecución, monitoreo y evaluación de las acciones generan el comprometimiento y la corresponsabilidad necesarios para la sostenibilidad del programa. Estas son las etapas de implementación:

1 – Selección de la microcuenca.

2 - Sensibilización. 

3 - Formación de Comités Gestores: Integrados por representantes de Itaipú, de los diversos organismos municipales, estatales y federales con presencia en la región, cooperativas, empresas, sindicatos, entidades sociales, universidades, escuelas y agricultores, con la mayor participación posible.

4 - Realización de los Talleres del Futuro (método Paulo Freire): Sucede en tres etapas:

a) Muro de los Lamentos: La comunidad es estimulada a expresar sus críticas y percepciones de la problemática local;

b) Árbol de la esperanza: Cada sueño es discutido y votado, y va hacia el árbol de la esperanza;

c) Camino hacia adelante: Inspirado en la Carta de la Tierra, es un plan de trabajo para la microcuenca. 

La comunidad define las acciones correctivas de los problemas identificados, se compromete a asumir nueva conducta, fundada en la ética del cuidado, en la convivencia solidaria entre ella y su entorno. 

5 - Pacto de las Aguas: Momento de celebración por el cuidado con las aguas, cuando la comunidad simbólicamente firma la Carta del Pacto de las Aguas, documento generado a partir de los Talleres del Futuro en los cuales la comunidad revela sus problemas, sus sueños y los pasos que necesitan ser dados a partir de aquel momento para garantizar su sostenibilidad en la Agenda 21 del Pedazo. 

6 - Convenios: Son instrumentos formales y legales de gestión participativa, firmados entre Itaipú y otras instituciones.

7 - Ejecución y Talleres "El Futuro en el Presente": Itaipú y los colaboradores ejecutan las actividades y monitorean colectivamente sus resultados. 

 

5 - RESULTADOS ALCANZADOS

En 10 años de ejecución del programa, más de 250 Talleres del Futuro, sumando aproximadamente 10 mil participantes, fueron realizados en todo el territorio, lo que movilizó a las comunidades para la solución de pasivos ambientales en 197 microcuencas hidrográficas; la recuperación de 22 mil hectáreas de suelos agrocultivables antes degradados; la readecuación de 700 kilómetros de carreteras rurales que estaban contribuyendo para la erosión y la contaminación de ríos; y la protección de aproximadamente 1.300 kilómetros lineales de bosques ribereños en los ríos y arroyos de la región. Aproximadamente 1.200 productores rurales de la región convirtieron (o están en proceso avanzado de conversión) sus propiedades para la producción orgánica. Aproximadamente 70% de los alimentos utilizados en la merienda escolar en las 29 municipalidades de la región es orgánica y producida localmente. El programa ya suma más de 19.400 educadores y gestores de educación ambiental actuando directamente en las acciones y 720 personas capacitadas como gestores de cuencas hidrográficas.  

 

6 - TRANSFERENCIA

Inspiradas por la metodología del CAB, diversas instituciones están en fase de estudios y/o implementación de iniciativas similares, como:

a) Sistema Eletrobrás: diversas empresas del sistema promovieron visitas técnicas a Itaipú para conocer el CAB;

b) Gobierno Federal: la Secretaría Nacional de Recursos Hídricos está elaborando un plan nacional de recuperación de cuencas hidrográficas con la metodología del CAB.

c) Gobierno del Paraná: el gobierno comenzó a implantar un programa de restauración de cuencas que incorpora principios y metodologías del CAB

d) Otras cuencas hidrográficas en el Paraná, Mato Grosso do Sul, Santa Catarina y Rio Grande do Sul están proporcionando intercambios técnicos con Itaipú.

e) A través del Centro de Saberes y Cuidados Socio ambientales de la Cuenca del Plata, metodologías e iniciativas del programa, especialmente en el campo de la Educación Ambiental, han sido diseminadas en los cinco países de la cuenca.

f) A través del Centro Internacional de Hidroinformática, con sede en el PTI,  Itaipú y CAB han contribuido con el Programa Hidrológico de la Unesco.

g) Con la IUCN, Itaipú y sus colaboradores están conduciendo estudios sobre flujos ambientales en la región del CAB.

h) En cooperación con la binacional Yacyretá (Argentina-Paraguay), Itaipú ayudó a crear Cultivando Y Porã, programa similar al CAB.

i) En noviembre de 2013, Itaipú firmó una alianza con España y otros seis países latinoamericanos para compartir la metodología del CAB con esos gobiernos. Actualmente, cuatro proyectos piloto están siendo implantados en Guatemala.

 

7 - LECCIONES APRENDIDAS

El principal problema enfrentado fue romper con la idea de paternalismo de la empresa Itaipú Binacional en la región. La solución fue crear un estado de corresponsabilidad por medio de una nueva gobernanza, en que todos forman parte de la solución de los problemas socio-ambientales.

También fue necesario cambiar los temas y la mentalidad anticuada de relación de las comunidades con el medio ambiente. Para resolver eso, se apostó principalmente en la educación ambiental y en la capacitación de los diferentes actores, teniendo como principio una visión sistémica global-local. 

La falta de inversiones por parte de las instituciones públicas en proyectos y acciones medioambientales se abordó a partir de la sensibilización de los gestores públicos y de la implementación de Comités Gestores Municipales y una sensibilización de la comunidad sobre los temas emergentes.

powered by contentmap